Perú Confisca 7,2 Toneladas de Cocaína Destinadas a Bélgica: Drogas Ocultas en Cargamento de Baldosas de Madera

En un golpe significativo al tráfico internacional de drogas, el jefe de la Policía Portuaria de Perú, el coronel Robert Trujillo, anunció a la AFP el decomiso de más de siete toneladas de cocaína. El cargamento, valorizado en 560 millones de dólares en el mercado internacional, tenía como destino final el puerto de Amberes en Bélgica y había salido de Bolivia.

La droga estaba ingeniosamente camuflada en un contenedor entre un cargamento de baldosas de madera que salía del puerto del Callao, vecino a Lima. Se esperaba que llegara a su destino a finales de febrero.

“Este es un duro golpe a la organización internacional que se dedica al tráfico ilícito de drogas”, destacó Trujillo. El coronel indicó que el cargamento de cocaína tiene relación con la organización que fue capturada el 30 de diciembre en Bolivia con más de ocho toneladas de cocaína. “Es la misma organización que quería pasar las drogas desde Bolivia al puerto de Chile, el Callao y Amberes”, señaló el oficial.

La droga decomisada permanece bajo la custodia de la división antidrogas de la Policía para continuar con las investigaciones correspondientes. En el operativo, denominado “Mafia global containers”, participaron la DEA y la Policía de Holanda y Bélgica.

Además, las fuerzas del orden incautaron 4.940 kilogramos de cocaína en diferentes operativos, realizados entre el 10 y el 25 de febrero de 2021. La Policía Nacional del Perú (PNP) informó en Twitter que el 25 de febrero de 2021 encontró 216 kilogramos de cocaína en la provincia del Alto Amazonas. Cinco sujetos implicados con la droga realizaron disparos para escapar entre la espesa selva, reportó el 28 de febrero el diario peruano El Comercio.

El 10 de febrero, el jefe de la Dirandro, general Raúl del Castillo Vidal, dijo a Radio Programas de Perú que se logró incautar un cargamento de más de media tonelada de clorhidrato de cocaína, que pretendía ser embarcado desde el puerto del Callao hacia Francia, en un buque que transportaba un contenedor con espárragos.

En 2022, las autoridades peruanas decomisaron más de 22 toneladas de cocaína. Por otro lado, en 2023, las autoridades peruanas decomisaron 21,5 toneladas de cocaína y desbarataron 119 redes criminales vinculadas al narcotráfico, según el Ministerio del Interior.

Durante un operativo de interdicción al tráfico ilícito de drogas se logró decomisar 2.310 kilos de cocaína acondicionados en un cargamento de mayólicas. La droga estaba repartida en 50 paquetes, del tamaño de un ladrillo, caracterizados cada uno por llevar la esvástica que el nazismo popularizó como símbolo de esa ideología, según las imágenes que la Policía difundió a la prensa y en sus redes sociales. Algunos paquetes estaban abiertos y tenían escrito en alto relieve “Hitler”, sobre el polvo blanco del supuesto clorhidrato de cocaína.

Perú es uno de los mayores productores mundiales de cocaína, con unas 400 toneladas anuales, según cifras oficiales. Además, es junto a Bolivia uno de los mayores productores de hoja de coca –materia prima de la cocaína–, después de Colombia.

*Con información de la AFP*

Este decomiso histórico de 7,2 toneladas de cocaína en Perú pone de manifiesto la magnitud del desafío que enfrenta la comunidad internacional en su lucha contra el narcotráfico. A medida que las redes criminales continúan evolucionando y utilizando métodos cada vez más sofisticados para eludir la detección, es evidente que la cooperación internacional y la vigilancia constante son fundamentales para combatir este flagelo. Mientras tanto, Perú sigue demostrando su compromiso y eficacia en la lucha contra el narcotráfico.

El uso de diversos medios de transporte se ha convertido en una de las tácticas más comunes en el narcotráfico. Ya sea por tierra, mar o aire, los traficantes han demostrado una capacidad alarmante para adaptarse y explotar estos sistemas para sus fines ilícitos. Como se evidencia en el reciente decomiso en Perú, incluso los cargamentos de productos aparentemente inocuos, como las baldosas de madera, pueden ser utilizados para ocultar grandes cantidades de drogas. Este caso subraya la necesidad de una vigilancia constante y rigurosa en todos los puntos de tránsito, así como la importancia de la cooperación internacional en la lucha contra el narcotráfico.

SIRIEST, La App para la validación de Riesgos LA/FT de transportadores y vehículos de carga, puede ayudar a identificar patrones sospechosos, proporcionar información crucial y apoyar a las autoridades en sus esfuerzos por combatir el narcotráfico.

Risks International aplaude todo esfuerzo que se realice con fines de acabar con el narcotráfico. Reconocemos la valentía y la dedicación de las autoridades peruanas en su lucha constante contra este flagelo. Este reciente decomiso de 7,2 toneladas de cocaína es un testimonio del compromiso de Perú con la justicia y la seguridad. En Risks International, continuaremos apoyando y promoviendo iniciativas que busquen erradicar el narcotráfico y construir un mundo más seguro para todos.

¡Contáctenos y conozca nuestros servicios!

Fuente: https://www.semana.com/mundo/articulo/peru-incauto-72-toneladas-de-cocaina-que-iban-a-ser-enviadas-a-belgica-escondidas-entre-un-cargamento-de-baldosas-de-madera/202448/

Autor: Luisa Caicedo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *