Exponiendo la Debilidad: Financiación del Terrorismo y Proliferación de Armas de Destrucción Masiva

La financiación del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva representan amenazas significativas para la seguridad global. Sin embargo, estas actividades nefastas no pueden llevarse a cabo sin fondos. En este artículo, estudiaremos cómo la vulnerabilidad en los sistemas financieros puede ser explotada por actores malintencionados para financiar estas actividades peligrosas. A través de un análisis detallado, buscaremos entender mejor estas amenazas y cómo podemos trabajar juntos para mitigarlas. 

¿Qué es la Financiación del terrorismo y la PADM?

Cuando se habla de terrorismo se puede decir que es el uso sistemático del terror, utilizado por grandes organizaciones, grupos o individuos en la promoción de sus objetivos. El terrorismo puede ser financiado a través de diversas fuentes, tanto legales como ilegales.

El terrorismo abarca toda una serie de complejas amenazas: el terrorismo organizado en zonas de conflicto, los combatientes terroristas extranjeros, los “lobos solitarios” radicalizados y los atentados con materiales químicos, biológicos, radiactivos, nucleares y explosivos. El terrorismo implica la intimidación o coerción de poblaciones o gobiernos mediante la amenaza o la violencia. Esto puede resultar en muerte, lesiones graves o la toma de rehenes.

La PADM (Financiamiento de la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva) se refiere a la financiación de actividades que buscan la fabricación, adquisición, posesión, desarrollo, exportación, trasiego de material, fraccionamiento, transporte, transferencia, depósito o uso de armas nucleares, químicas o biológicas. La PADM puede ser financiada a través de sistemas financieros, buscando evitar su uso ilegítimo.

Normas internacionales que existen para combatirlos

La comunidad internacional ha adoptado 19 convenios y protocolos para prevenir ciertos actos terroristas. Algunos de estos incluyen:

Convención sobre la prevención y el castigo de los delitos contra las personas internacionalmente protegidas (1973):

Este convenio, adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1973, tiene como objetivo prevenir y castigar los delitos contra personas que, debido a su estatus internacional, tienen derecho a una protección especial. Esto incluye a jefes de estado, representantes y funcionarios de organizaciones intergubernamentales.

Convención Internacional contra la toma de rehenes (1979):

Esta convención define la toma de rehenes como un delito. Se refiere al acto de apoderarse o detener a una persona y amenazar con matarla, herirla o mantenerla detenida para obligar a un tercero a realizar o abstenerse de realizar un acto como condición explícita o implícita para la liberación del rehén.

Según el artículo 1° de la convención, toda persona que se apodere de otra (que en adelante se denominará” el rehén”) o la detenga, y amenace con matarla, herirla o mantenerla detenida a fin de obligar a un tercero, a saber, un Estado, una organización internacional intergubernamental, una persona natural o jurídica o un grupo de personas, a una acción u omisión como condición explícita o implícita para la liberación del rehén, comete el delito de toma de rehenes en el sentido de la presente convención.

Convenio Internacional para la Represión de los Atentados Terroristas con Bombas (1997):

Este convenio se centra en la prevención y represión de los atentados terroristas cometidos con bombas. Fue adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1997 y entró en vigor en 2001. Su objetivo es intensificar la cooperación internacional entre los Estados para prevenir y reprimir los atentados terroristas cometidos con bombas.

Convenio Internacional para la Represión de la Financiación del Terrorismo (1999):

Adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1999, este convenio tiene como objetivo prevenir y reprimir la financiación del terrorismo. Obliga a los Estados a enjuiciar o extraditar a cualquier persona que financie actos de terrorismo.

Convenciones sobre aviación civil:

Estas convenciones buscan prevenir actos ilícitos contra la seguridad de la aviación civil. Existen varios convenios importantes en este ámbito, como el Convenio SOLAS, que se dedica a la seguridad de la navegación, el Convenio sobre el Reglamento internacional para prevenir los abordajes de 1972, y el Convenio internacional sobre normas de formación, titulación y guardia para la gente de mar de 1978.

Convenciones sobre material y terrorismo nucleares:

Estas convenciones buscan prevenir la proliferación de armas de destrucción masiva. Estas convenciones, como la Convención sobre la Protección Física de los Materiales Nucleares y la Convención Internacional para la Represión de los Actos de Terrorismo Nuclear, buscan prevenir y reprimir los actos de terrorismo nuclear y garantizar la seguridad de los materiales nucleares.

Convenciones sobre navegación marítima:

Estas convenciones buscan prevenir actos ilícitos contra la seguridad de la navegación marítima. Estas convenciones, como el Convenio SOLAS y el Convenio sobre el Reglamento Internacional para Prevenir los Abordajes, establecen normas internacionales para la navegación marítima. Regulan aspectos como la seguridad de la navegación y las condiciones que deben cumplirse con respecto a los buques.

Pilares de la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo

La Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo, en forma de resolución y de un Plan de Acción consta de cuatro pilares, a saber:

Medidas para hacer frente a las condiciones que propician la propagación del terrorismo:

Este pilar se centra en abordar las condiciones subyacentes que pueden conducir a la propagación del terrorismo. Esto incluye factores como la falta de oportunidades socioeconómicas, la marginación y la discriminación, la mala gobernanza, las violaciones de los derechos humanos y el estado de derecho, y los conflictos prolongados y no resueltos. Además, se reconoce que el cambio climático, la degradación ambiental y la desigualdad económica pueden exacerbar las tensiones y los conflictos existentes y, por lo tanto, crear condiciones que favorezcan el terrorismo. También se reconoce la importancia de la prevención de la radicalización violenta en las prisiones y la rehabilitación y reintegración de los delincuentes extremistas violentos.

Medidas para prevenir y combatir el terrorismo:

Este pilar se centra en la prevención y la lucha contra el terrorismo. Reconoce la legitimidad de los Estados para adoptar las medidas necesarias para garantizar su seguridad y eliminar el terrorismo. Sin embargo, cuando se adoptan medidas de esta índole, deben mantenerse las salvaguardias que protegen la vida y la dignidad humana. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) condena todo acto de terrorismo, así se cometa en el marco de un conflicto armado o no, e independientemente de quiénes sean sus autores, y está profundamente consternado por el devastador efecto de esos actos para los países, las comunidades y las personas.

Medidas destinadas a aumentar la capacidad de los Estados para prevenir el terrorismo y luchar contra él, y a fortalecer el papel del sistema de las Naciones Unidas a ese respecto:

Este pilar se centra en el fortalecimiento de la capacidad de los Estados para prevenir y combatir el terrorismo. Los terroristas explotan los puntos débiles de los países para financiar, organizar, equipar y adiestrar a los nuevos miembros, cometer sus atentados y ocultarse para no ser detenidos. Por lo tanto, la creación de capacidad en todos los Estados debe ser la piedra angular de la lucha mundial contra el terrorismo.

La Asamblea General, en su resolución 62/172, pidió a la UNODC que intensificara sus actividades para prestar asistencia técnica a los Estados Miembros a fin de reforzar la cooperación internacional destinada a prevenir y reprimir el terrorismo facilitando la aplicación de los convenios y protocolos internacionales relativos al terrorismo.

Medidas para asegurar el respeto de los derechos humanos para todos y el imperio de la ley como base fundamental de la lucha contra el terrorismo:

Este pilar se centra en asegurar el respeto de los derechos humanos y el imperio de la ley como base fundamental de la lucha contra el terrorismo. La base fundamental de nuestra lucha común contra el terrorismo es el respeto de los derechos humanos y el imperio de la ley. Por lo tanto, el fortalecimiento de la arquitectura jurídica internacional en el marco de la cual nos esforzamos por prevenir y combatir el terrorismo debe constituir una prioridad.

El término “derechos humanos” se menciona siete veces en la Carta fundacional de la ONU, por lo que su promoción y protección son objetivos fundamentales y principios rectores de la Organización.

Situación actual de estos fenómenos

En el caso de la financiación del terrorismo, los grupos terroristas continúan generando fondos para llevar a cabo sus actividades a través de medios tanto legales como ilegales. A medida que la amenaza terrorista se ha intensificado en los últimos años, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha aprobado resoluciones adicionales para abordar las nuevas rutas de financiación del terrorismo, centrándose en particular en los vínculos entre los terroristas y los grupos de delincuencia organizada.

En cuanto a la PADM, la proliferación de armas nucleares, químicas y biológicas, y sus sistemas de lanzamiento, plantea una amenaza creciente para la paz y la seguridad internacionales. Aunque erróneamente se pueda creer que este problema no impacta a todos los países, afecta de manera directa a las empresas de todo el mundo, tanto públicas como privadas, ya que estas deben implementar sistemas para prevenir ser utilizadas como medios para la financiación de estas armas.

Los riesgos asociados con la PADM incluyen el terrorismo, ya que los grupos terroristas han probado nuevos modos y medios de adquirir y usar armas más peligrosas para aumentar el daño y sembrar el terror, en particular armas que incorporan materiales químicos, biológicos, radiológicos o nucleares.

Medidas para prevenir, detectar y sancionar estos fenómenos

Para prevenir, detectar y sancionar la financiación del terrorismo y la PADM, se podrían tomar las siguientes medidas:

Fortalecimiento de la cooperación internacional: La cooperación entre países es esencial para compartir información y recursos, y para coordinar esfuerzos en la lucha contra estos fenómenos. Esta cooperación puede incluir el intercambio de inteligencia y datos financieros, la extradición de sospechosos y la coordinación de esfuerzos para rastrear y congelar activos.

Implementación de leyes y regulaciones nacionales e internacionales: Esto puede implicar la adopción de leyes que criminalicen la financiación del terrorismo y la PADM, así como la implementación de controles y sanciones financieras. También puede incluir la ratificación e implementación de tratados y convenciones internacionales relacionadas con estos temas.

Mejora de los sistemas de vigilancia y detección: Los sistemas de vigilancia y detección deben ser mejorados para detectar y prevenir actividades sospechosas relacionadas con la financiación del terrorismo y la PADM. También puede incluir la formación de personal en técnicas de detección y análisis, y la implementación de sistemas de reporte de operaciones sospechosas.

COMPLIANCE, desarrollado por Risks International, se destaca como la herramienta más potente en el mercado actual. Diseñada con un enfoque robusto para prevenir y mitigar los riesgos asociados con la financiación del terrorismo y la Prevención de Actividades Delictivas de Lavado de Dinero, COMPLIANCE es la solución integral para las organizaciones que buscan fortalecer sus sistemas de seguridad y cumplimiento.

Educación y concienciación pública: Es importante educar al público sobre los riesgos y las consecuencias de la financiación del terrorismo y la PADM, y fomentar la denuncia de actividades sospechosas. Esto puede implicar campañas de sensibilización para informar sobre los riesgos y las consecuencias de la financiación del terrorismo y la PADM. También puede incluir programas de educación y formación para profesionales en sectores clave (como el financiero y el legal) sobre cómo detectar y reportar actividades sospechosas.

FORMACIÓN un servicio de Risks International diseñado para ayudar a las empresas a mitigar el riesgo de la financiación del terrorismo y la PADM. Este servicio incluye una variedad de cursos especializados que abordan temas como el cumplimiento normativo en materia de prevención de lavado de activos y financiamiento del terrorismo, y la prevención y detección de engaño en procesos de selección de personal.

La financiación del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva son amenazas que requieren nuestra atención inmediata y esfuerzos conjuntos para combatirlas. La explotación de las vulnerabilidades en los sistemas financieros por parte de actores malintencionados es un problema grave que necesita ser abordado.

Risks International, continúa con el compromiso inquebrantable y la lucha para salvaguardar la seguridad de los sistemas financieros de nuestro país. Nuestra misión es fortalecer la infraestructura financiera y protegerla contra amenazas emergentes, como la financiación del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva. Mediante el uso de herramientas avanzadas y estrategias innovadoras, nos esforzamos por identificar y mitigar los riesgos, asegurando la integridad de nuestros sistemas financieros.

En Risks International, creemos que la seguridad financiera es fundamental para el crecimiento económico y la estabilidad de nuestro país, y estamos dedicados a hacer todo lo posible para garantizarla.

Fuentes:

https://www.un.org/counterterrorism/es/un-global-counter-terrorism-strategy

Autor: Luisa Caicedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *