Alias “la Mona”, la madre que sometía a sus hijos a torturas si no vendían droga

Gracias a la gran tarea de la Policía metropolitana que, con agentes infiltrados durante un año, lograron desarticular una poderosa banda de microtráfico en Bogotá conocida como “Los Amarillos”, la cual era liderada por alias “La Mona”, una mujer que sometía a sus propios hijos, menores de edad, para vender droga. Si ellos la consumían o si no daban el dinero de la venta, esta mujer los torturaba, aquí les contamos:

Esta misma práctica de “La Mona” era ejecutada por varios integrantes de “Los Amarillos”, que expendían bazuco y cocaína muy cerca de un batallón en el centro de Bogotá. Un agente de la Sijín se infiltró durante un año y logró contundentes grabaciones para frenar a esta organización criminal.

De esta organización hacía parte alias “Tyson”, este sujeto, según la investigación, era el encargado de coordinar a los casi 30 expendedores de la banda Los Amarillos, distribuidos en casi tres cuadras del sector.

Al finalizar las tardes, al sitio llegaba alias “la Mona” fuertemente escoltada, esta mujer es señalada como la jefe financiera de la banda. Al menos 20 expendedores se le acercaban para darle el dinero producto de la venta de estupefacientes.

Entre quienes se acercan había varios menores entre los 12 y 15 años, algunos eran hijos de los propios expendedores, como lo grabó el agente encubierto de la Sijín durante casi un año de infiltración.

La jefe financiera de la banda dotaba a sus mismos hijos para trasladar droga. “A los niños los convencían con algo de dinero, muy poco, o les daban a veces dulces”, detalló el mayor Sergio Alexander Torres, jefe de unidad seccional de protección de la Policía.

Cuando estos menores terminaban consumiendo la droga “eran castigados por los padres o por las personas que se las daban para la venta”, añadió el infiltrado. Dichas represiones constaban de golpes, “y a algunos los dejaban sin alimentación”.

Las golpizas se producían en un inmueble conocido como La Mansión; un pagadiario que era usado como centro de castigos por parte de los traficantes para someter a los menores que no vendían droga o a consumidores que no pagaban.

En medio de la investigación para desmantelar la banda Los Amarillos, liderada por alias La Mona, las autoridades de Bogotá revelaron macabros detalles sobre La Mansión.

Esta Mansión, tenía aproximadamente 36 habitaciones, entre estas habitaciones se subdividen y subarrendar porque era pagadiario. En varias habitaciones se evidenció que allí la droga la consumían, la procesaban y armaban los paquetes y las dosis, para ponerla a disposición de los consumidores del sector”. Detalló el mayor Sergio Alexander Torres, jefe de la unidad seccional de protección de la Policía.

Autoridades rastrearon que desde La Mansión salían los menores con los estupefacientes para venderlos. “Aproximadamente quienes entregaban la sustancia eran unos 5 o 6 niños, y a quien les vendía en el sector, que llegaban a los parques, aproximadamente fueron unos 12 niños que se lograron evidenciar”, puntualizó el mayor Torres.

Con las pruebas recaudadas por casi un año, lanzaron el operativo para desmantelar La Mansión.

Durante el operativo lograron incautar sustancias estupefacientes, 2.346 papeletas de clorhidrato de cocaína, $360 mil en efectivo de la venta de las sustancias, celulares, la captura de nueve integrantes y notas donde actuaban con otros delincuentes usando menores de edad”, contó la comandante de la Policía de Bogotá, general Sandra Hernández.

“Es lamentable saber que un padre utiliza a sus hijos para comercializar sustancias estupefacientes”, señaló la comandante de la Policía Metropolitana.

Al menos 6 niños encontrados en estos sitios ingresaron al proceso de restablecimiento de derechos. Un juez envió a la cárcel a los nueve detenidos.

La lucha contra la adicción y el crimen es un desafío complejo que requiere la colaboración de la sociedad, las instituciones y las familias para proteger a los más vulnerables y construir un futuro más seguro y saludable.

Risks International aplaude este tipo de logros tan convenientes para nuestro país, cada banda de microtráfico que se desarticule, es un paso más para lograr ese mundo sano que necesitamos. Por eso, desde nuestra empresa, ofrecemos soluciones integrales de seguridad y prevención para proteger a nuestros clientes y colaboradores de este flagelo.

Autos: Luisa Caicedo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *